CRISTINA BRANCO

Sala Barts – 5 Octubre, Sabado, 20h30

Información artística

Voz – Cristina Branco
Guitarra portuguesa 
– Bernardo Couto
Piano – Luís Figueiredo
Contrabajo – Bernardo Moreira

El fado entró en la vida de Cristina Branco (Almeirim, 1972) por una feliz casualidad. «Empezó como un juego, una velada de canciones entre amigos», como le gusta recordar. Conocía algunos fados de oído, tatareados por el abuelo materno, aunque, en aquel momento, se sentía más cerca de Billy Holliday y Ella Fitzgerald, de Janis Joplin y Joni Mitchell, que de Amália Rodrigues. A los 18 años, su abuelo le regaló el álbum Rara e inédita, la principal y más desconocida obra de Amália Rodrigues, que acabaría cambiando su vida para siempre.
Poco antes de subirse a un escenario por primera vez, en Ámsterdam (1996, Zaal100), Cristina nunca se había imaginado ni siquiera como intérprete aficionada o cantante en su tiempo libre, como suele ocurrir con muchos fadistas. El periodismo era «el arte» que le preocupaba. Tal vez por ello, tras sucumbir ante el destino que hizo de ella lo es hoy, las palabras poéticas pasaron a tener una importancia decisiva en todos sus discos. Gracias a su personalísima forma de entender e interpretar las canciones de su repertorio, Cristina Branco se convirtió en una especie de portavoz de la poesía y la literatura portuguesas.
Cristina Branco reúne toda la emoción que el género podía contener en su íntima comunión entre voz, poesía y música. Como muchos otros que, desde mediados de los años 1990, encontraron en el fado su forma de expresión y contribuyeron con ello a una sorprendente renovación de la «Canción de Lisboa», Cristina Branco empezó a definir su camino, donde el respeto a la tradición va de la mano del deseo de innovar.
Hablando de innovación, Cristina Branco lanzó Menina en 2016, un trabajo con temas originales de autores como Filho da Mãe y André Henriques (Linda Martini), Cachupa Psicadélica, Mário Laginha y António Lobo Antunes. En marzo de 2017, el disco recibió el premio al Mejor Álbum de 2016 que concede la Sociedad Portuguesa de Autores y la artista fue nominada al Globo de Oro como Mejor Intérprete Individual.
2018 fue el ano de Branco, disco que ha tenido una buena acogida entre la crítica (5 estrellas en la revista Time Out; 4 estrellas en Expresso, 4,5 estrellas en Ípsilon). Este nuevo trabajo de la cantante, con arreglos del trío integrado por Bernardo Couto (guitarra portuguesa), Bernardo Moreira (contrabajo) y Luís Figueiredo (piano) es un disco personal y una nueva página en la carrera de Cristina. Según ella, «se trata de un disco en el que prometo librarme de todos los prejuicios, juntando realidades que se transforman gradualmente en una nueva normalidad en la que todo es posible y las alternativas se manifiestan claras y nítidas».
Este es el nuevo disco que vienen a presentar por primera vez al Festival de Fado Madrid 2019.

 

CRISTINA BRANCO